12 de Mayo, Dia Mundial de la Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica

 

El Sindrome de Fibromialgia es una enfermedad crónica, debilitante, de etiología desconocida.

Se caracteriza por presentar un dolor musculo esquelético  generalizado, incrementado por la presión en determinados puntos sensibles específicos, asociados con intensa fatiga y perturbación del sueño.

Se conocía desde el siglo XIX, como reumatismo de partes blandas, Reumatismo Psicógeno, Filositos.

En 1976, Philips Hernch reconociendo que prevalece el componente muscular no inflamatorio, establece entonces el vocablo FIBROMIALGIA.

En 1990, el colegio Americano de Reumatología (ACR), luego de un exhaustivo estudio, pronuncia los criterios de clasificación de FIBROMIALGIA.

En 1992, la vida reconocida por la ORGANIZACIÓN MUNDIL DE LA SALUD (OMS). La fibromialgia es en consecuencia un Sindrome Musculo esquelético caracterizado por dolor crónico, mayor de 3 meses de duración, sin evidencias de sinusitis  y/o miositos, ni signos clínicos, de laboratorio o radiológicos específicos.

Es más  común en mujeres ( 80-90%) entre 30-50 años, pero la fibromialgia puede también afectar a niños, ancianos y hombres de todas las razas.

A pesar de los recientes avances en el conocimiento  de  esta patología, no se ha logrado aún comprender íntegramente su etiopatogenia.

Varios factores parecen estar involucrados:

  • Aspectos genéticos
  • Disfunción del sistema nervioso central
  • Disautonomía del Sistema nervioso Autónomo
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos neuroendocrinos
  • Sistema inmune (papel de citoquinas)
  • Aspectos psiquiátricos (están presentes en un 30-50%, siendo la depresión, el que más se asocia.

Situaciones de stress, pueden exacerbar el dolor en este tipo de pacientes.

El dolor, la fatiga y los trastornos  del sueño son,  como hemos mencionado, los  síntomas preponderantes  conjuntamente pueden presentar las siguientes manifestaciones:

Cefalea crónica tipo tensional, mareos, rigidez, trastornos psicológicos (ansiedad, depresión trastornos de pánico), sensación de manos hinchadas, sensibilidad a la luz, sonidos, olores y cambios climáticos, sequedad de mucosas.

En el examen clínico hay ausencia de signos inflamatorios articulares.

El examen muscular y neurológico es normal.

Como primer paso es fundamental educar tanto al paciente como a su familia. Informar de que se trata la enfermedad, su condición benigna y las distintas alternativas de tratamiento, permitirá al paciente cumplir mejor con las indicaciones terapéuticas.

Los objetivos estarán focalizados en mejorar el dolor, la fatiga, las alteraciones del sueño, los trastornos cognitivos, recuperar la funcionalidad. El manejo incluye un sinnúmero de terapias farmacológicas y no farmacológicas, con activa participación del paciente.

En resumen:

El síndrome de Fibromialgia es una patología compleja que hace algunos años muchos médicos no la reconocía.
Actualmente sabemos que es una entidad clínica, que puede asociarse a ciertas enfermedades sistémicas, que en la mayoría de los casos se diagnostica tardíamente después de múltiples investigaciones y consultas, originando mayores costos en el sistema de salud. Es importante reconocerla dado el gran impacto que provoca en la calidad de vida, como así también en la dificultad para desempeñar tareas laborales.

Debemos encarar los tratamientos en forma multidisciplinaria, y fundamentalmente lograr comprender mejorar su fisiopatología.

El desafío diagnóstico y terapéutico continua!!