21 de Junio, Dia Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica


Qué es la ELA?
La Esclerosis Lateral Amiotrófica es una enfermedad progresiva que ataca a las células nerviosas (neuronas) responsables del control voluntario de los músculos.
La enfermedad pertenece a un grupo de desórdenes conocidos como Enfermedades de la Neurona Motora, las cuales se caracterizan por la degeneración gradual y muerte de las neuronas motoras.
Las neuronas motoras son células nerviosas localizadas en el cerebro, el tronco cerebral y la medula espinal que sirven como unidades de control y uniones de comunicación vital entre el sistema nervioso y los músculos voluntarios del cuerpo. Los mensajes desde las neuronas motoras del cerebro (llamadas neuronas motoras superiores) están transmitidas a las neuronas motoras en la medula espinal (llamadas neuronas motoras inferiores) y desde ellas hacia los músculos. En la ELA las neuronas motoras superiores e inferiores, degeneran y mueren cesando de enviar mensajes a los músculos. Secundariamente los músculos incapaces de funcionar, gradualmente, se debilitan, atrofian y presentan faciculaciones. El cerebro pierde la habilidad de comenzar y controlar los movimientos voluntarios.

¿Cuáles son los síntomas?

En un alto porcentaje la enfermedad comienza por los miembros y con más frecuencia por los superiores.
Los pacientes presentan dificultad en realizar tareas que les requieren destreza manual como abotonares la camisa, escribir o dar vuelta una llave en una cerradura. En algunos casos los síntomas iniciales afectan una de las piernas, y los pacientes experimentan molestias cuando caminan o corren o notan que tropiezan o se caen más a menudo. 

Cuál es el tratamiento de la ELA?
No existe cura actualmente para la ELA, pero existen más de veinticinco drogas en investigación mundial, la FDA (Food and Drug Administration) aprobó hace ya varios años la primera droga para el tratamiento de la enfermedad que se llama Riluzole, y cuyos resultados son modestos. El Riluzole reduce el daño de las neuronas motoras disminuyendo la liberación de glutamato.
Otros tratamientos para esta enfermedad mejoran los síntomas y la calidad de vida y están  a cargo de un equipo multidisciplinario brindado por profesionales de la salud como rehabilitadores, terapistas físicos, ocupacionales, fonoaudiólogos, nutricionistas y trabajadores sociales.

 

“…El médico neurólogo debe  al tratar  al paciente con ELA y esto implica también coordinar la intervención de los distintos especialistas en el tratamiento multidisciplinario recordar que incurable no es intratable y que debemos, curar a veces, calmar a menudo, confortar siempre…”

Fuente: www.italianolaplata.com.ar